Sin plan_52

Estábamos llegando al final de la sesión sin tener un plan. Oriol había respondido a todas nuestras cuestiones: su sobrino no consumía drogas y no tenía un carácter depresivo. Al contrario, era un rebelde. Había colaborado con los movimientos antiglobalización y participado activamente en la asamblea del 15M en Segorbe. No tenía pinta de querer quitarse la vida ni tampoco parecía un hombre necesitado de visitar prostíbulos. Nadie tenía ni idea de cómo había conocido a Milada, nadie podía decir tampoco si era cierto que Milada provenía del oscuro mundo de la prostitución. Podía estar jugando el prejuicio, la xenofobia, el rechazo a lo desconocido… en las hipótesis que barajaban Rosa y sus amigos. Todos los datos estaban sobre la mesa pero nadie parecía tener una idea sobre por dónde empezar.

Simone, la más cualificada para atar cabos, estaba fuera de juego. Rosa, la hermana de Oriol, era más joven que ella pero habían hecho muchas migas en el pueblo. Largos paseos juntas por el barranco que unía Almedijar con Aín habían ido estrechando lazos entre estas dos mujeres y ahora Rosa estaba destrozada sin remedio. Si hay algo terrible es la muerte de un hijo. Eso Simone lo sabía y sentía el dolor de Rosa casi en su propia piel. Adela tampoco estaba tan brillante como de costumbre. Sin duda, el regreso de Oriol le había impactado. Estaba atrapada en aquel abrazo. Se movía más lentamente, como si no quisiera escapar de aquella manta de afecto que Oriol había dejado caer sobre ella. Algo de su mirada me decía que no estaba aquí. ¿Y yo? ¿dónde estaba yo? pensé de pronto mientras observaba las tazas de café sobre la mesa. Sentí una enorme responsabilidad sobre los hombros y la presencia de una mujer joven en mi piel. Otra vez me resistí a ser ocupada. Toda una vida trabajando por la autonomía y ahora va y mi capacidad como bruja era meterme en el cuerpo el alma de otra persona. Parecía una broma pesada pero no lo era. Para poner fin a esta reunión había que inventar algo, así que les hablé de Michael: “Dadme un par de días y empezaremos a trabajar. Sugiero una incorporación, mi vecino Michael, el periodista americano que destapó una red de tráfico de órganos. Es un hombre pragmático y con oficio”. Aceptaron mi propuesta porque no había otra salida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s